Continuación Varicela

La varicela es una infección viral que produce una erupción roja en la piel que da mucha picazón. Usualmente, la erupción brota primeramente en el abdomen, la espalda y la cara, propagándose después al resto del cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo, la boca, la nariz, los oídos y los órganos genitales.

La erupción comienza en forma de pequeñas bolitas rojas que parecen granitos o picadas de insectos. Estas bolitas se convierten en unas ampollas que tienen unas membranas delgadas y están llenas de un líquido claro que después se enturbia. La membrana de las ampollas se rompen, dejando abiertas unas llagas que finalmente forman una costra y parecen postillas secas de color pardo. Una de las peculiaridades que caracteriza la erupción de la varicela es que todas las etapas de las lesiones pueden estar presentes al mismo tiempo.

Las ampollas tienen un ancho de aproximadamente un cuarto de pulgada, una base rojiza y brotan en grupos por espacio de 2 a 4 días. Algunos niños tienen pocas ampollas, mientras que otros tienen cientos. La erupción puede ser más extensa o seria en los niños que padecen de problemas cutáneos como el eczema.

Algunos niños tienen fiebre, dolores abdominales, o se sienten mal uno o dos días antes de que brote la erupción. Estos síntomas duran varios días y la fiebre se mantiene entre 100 y 102 grados Fahrenheit (37.7 a 38.8 grados Celsius), aunque puede subir de vez en cuando. Los niños más jóvenes frecuentemente tienen síntomas más leves y menos ampollas que los niños mayores y los adultos.

El período de contagio de la varicela comienza alrededor de dos días antes del brote de la erupción y continúa hasta que todas las ampollas estén cubiertas por la costra. El niño que tiene varicela no puede ir a la escuela hasta que todas las ampollas se sequen, usualmente una semana; pero usted no tiene que esperar a que se le hayan caído todas las postillas para permitirle que regrese a su vida normal.

Las mujeres embarazadas: igual que las personas que padecen de enfermedades o problemas del sistema inmunológico, no deben acercarse a una persona que tenga varicela. Si una mujer embarazada que no haya tenido varicela en el pasado la contrae (especialmente en las primeras 20 semanas de embarazo), el feto está a riesgo de tener defectos de nacimiento. Si contrae la varicela entre 5 días antes y 2 días después del parto, el recién nacido está a riesgo de contraer una varicela tan grave que puede causarle la muerte (la madre le ha pasado el virus al bebé, pero no ha tenido tiempo de producir y pasarle los anticuerpos que combaten la infección antes del nacimiento).

Prevención
Se recomienda, como rutina, vacunar a los niños entre los 12 y 18 meses de edad.
Los niños mayores, los adolescentes y los adultos que no hayan tenido la varicela también deben vacunarse.
Mientras que los niños entre 12 meses y 12 años de edad solamente reciben una dosis de la vacuna, los adolescentes y los adultos requieren un mínimo de dos dosis de la vacuna administrada con un mínimo de 4 semanas entre ambas dosis.
Los niños saludables que ya han tenido varicela no necesitan vacunarse – generalmente están protegidos contra la enfermedad de por vida. Sin embargo, entre el 10% y 20% de las personas que han tenido varicela contraen culebrilla más adelante

Grupos más propensos a tener complicaciones
Incluyen los recién nacidos, adolescentes, adultos y las personas cuyo sistema inmunológico ha sido debilitado por otras enfermedades o por el uso prolongado de esteroides.
Si se toma en cuenta que la vacuna puede prevenir la enfermedad y hasta la muerte, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC – siglas en inglés) no se está vacunando la suficiente cantidad de niños. También hay un segundo tipo de prevención para aquellas personas que están a riesgo de contraer enfermedades graves y que ya se han expuesto a la infección. Ya existe una forma de protección llamada inmunoglobulina varicela-zoster (VZIG – siglas en inglés) la cual se administra a los recién nacidos cuyas madres tenían varicela al momento del parto; a pacientes de alto riesgo (como los que padecen de leucemia o deficiencias inmunológicas); y los niños bajo tratamiento de drogas que reprimen el sistema inmunológico.

Incubación
El período de incubación de la varicela es de 10 a 21 días después de exponerse a ella; pero en la mayoría de los casos se presenta entre 14 y 17 días. Por ejemplo, si a un niño en la familia le brota la varicela que contrajo en la escuela, es probable que los hermanos muestren los síntomas dos semanas después.

Duración
Usualmente, la duración de la varicela es de 7 a 10 días en los niños, y típicamente más larga en los adultos.
Tratamiento profesional
Debido a que la varicela la causa un virus, el médico de su niño no le recetará antibióticos (que son para infecciones bacterianas). Sin embargo, es posible que el niño necesite antibióticos si las llagas se infectan con una bacteria, lo cual es una complicación común.

La medicina antiviral llamada acyclovir puede recetarse a cualquier persona mayor de 12 años de edad, a personas cuyo sistema inmunológico se haya debilitado (por enfermedades o medicinas), y las personas que padecen de enfermedades prolongadas del pulmón y de la piel. La droga, que puede hacer que la varicela sea más leve, tiene que administrarse dentro de las primeras 24 horas del brote de la erupción. El acyclovir no se receta a niños menores de 12 años de edad porque la droga puede tener efectos secundarios. El médico de su niño le puede informar si la medicina es indicada para su niño.


Tratamiento casero

La mayoría de los tratamientos caseros sirven para aliviar la picazón, la fiebre y el malestar de la varicela. Sin embargo, JAMAS use aspirina para bajar la fiebre o aliviar el dolor de los niños con varicela o cualquier otra enfermedad viral. El uso de la aspirina en esos casos ha sido asociado con una enfermedad grave llamada síndrome de Reye, que puede resultar en un fallo hepático y también la muerte.

A continuación, algunas medidas que usted puede tomar para ayudar a su niño durante este período de picazón y malestar:

Use compresas mojadas o baños en agua fresca o tibia cada 3 ó 4 horas durante los primeros días.
Los baños de avena, que puede comprar en el supermercado o en la farmacia, pueden ayudar a aliviar la picazón. (Los baños no propagan la varicela).
Para secar el niño, dele palmaditas muy ligeras con la toalla; no le frote el cuerpo.
Use loción de calamina en las áreas donde tiene picazón (no la use en la cara, especialmente cerca de los ojos).
Sírvale al niño alimentos fríos, blandos e insípidos porque la varicela en la boca dificulta beber y comer.
Evite darle alimentos que sean muy ácidos o salados, como el jugo de naranja y los “pretzels”.
Pregunte al médico de su niño o al farmacéutico cuáles cremas analgésicas se pueden untar en las llagas que tiene en los órganos genitales.
Dele acetaminofeno (como Tylenol) con regularidad para aliviar el dolor de las llagas en la boca del niño.
Aunque es tentador, los niños no deben rascarse. Pídale a su niño que venga a usted para ayudarlo cuando sienta muchos deseos de rascarse. También debe cortarle las uñas y mantenérselas limpias para reducir las consecuencias de rascarse, incluyendo las ampollas rotas y la infección.

Consultar sin falta al médico si:
Tiene fiebre por más de 4 días o si le sube a más de 38.8 grados
Tiene mucha tos o dificultad para respirar
Nota pus (líquido amarillento espeso) en un área de la erupción. o si se pone roja, caliente o adolorida
Tiene un dolor de cabeza muy fuerte
Si está amodorrado o tiene dificultad para despertarse o le molesta mirar luces brillantes
Tiene dificultad al caminar
Parece estar confundido
Parece estar muy enfermo o está vomitando
Tiene el cuello rígido